martes, 27 de agosto de 2013

Los cisnes salvajes - Texto Hans Christian Andersen


Los cisnes salvajes
Texto Hans Christian Andersen
Ilustrado por
Joanna Concejo
Fondo de Cultura Económica

(Buenos Aires)

Los cisnes salvajes es un célebre cuento de Hans Christian Andersen que narra  la historia de  una niña llamada Elisa y de sus hermanos. Eran hijos de un rey que se casó con una reina muy malvada, que obliga con sus malas artes a los niños a irse de la casa y a quedar desprotegidos.  Sin embargo el hechizo no es tan poderoso porque los niños se convierten en cisnes salvajes que emitiendo un graznido extraño atraviesan las ventanas del palacio y vuelan hacia el bosque. Los cisnes llegan a la cabaña donde duerme Elisa, revolotean sobre el techo, tratan de llamarle la atención pero nadie los ve. Entonces vuelan hacia las nubes y cruzan el ancho mundo hasta llegar  hasta un tupido y oscuro bosque. Elisa, sola en su cuarto , se entretiene con una hoja verde ya  que no tiene juguetes, y se imagina que a través de ella puede ver los ojos claros de sus hermanos.  Elisa regresó al palacio cuando cumplió quince años y el odio y el resentimiento de la reina crecieron apenas vio lo  hermosa que era su hijastra. En ese momento la hubiera transformado en un cisne como a sus hermanos, pero no seatrevió a hacerlo porque el rey quería ver a su hija. La reina envía tres sapos para que cuando Elisa esté en el baño.
A uno de los sapos  le da la orden de posarse en la cabeza de Elisa para que se vuelva tonta; al otro, le da la orden de posarse en la frente de Elisa para que se vuelva fea; y al tercero, le indica que se pose sobre su corazón para que tenga inclinaciones malvadas. Sin embargo, es tal la bondad de Elisa, que cuando sale de la tina del baño, los tres sapos se han transformado en tres amapolas rojas. La princesa era demasiado buena e inocente para que la brujería tuviera algún poder sobre ella.
La reina insiste con sus maldades y Elisa se va a caminar por los campos y páramos hasta llegar a un  bosque. Y como siempre extraña a sus hermanos. Durante la noche Elisa sueña con sus hermanos, son niños otra vez y juegan juntos. Los ve escribir  con sus lápices de diamante y ella observa el hermoso libro ilustrado que había costado casi medio reino. "...No trazaban líneas y letras como solían hacerlo, sino detalles sobre todo lo que habían visto y descubierto. En el libro todo estaba vivo: los pájaros cantaban
y la gente salía de las páginas para hablarles a Elisa y sus hermanos; pero cuando la princesa daba  vuelta la página, los personajes volvían a tomar sus lugares, de manera que todo quedaba de nuevo en orden...". Elisa siguió pensando en sus hermanos, hasta que en el bosque encuentra a una viejecita que le habla  de once cisnes, con coronas doradas en su cabeza. Entonces Elisa sigue buscando hasta que encuentra once plumas de cisne. Luego los ve volar. Finalmente, encuentra a los cisnes que se transforman en  príncipes. Uno de ellos le cuenta que están bajo un hechizo, que vuelan como cisnes salvajes mientras el sol está en el cielo, pero tan pronto el sol se oculta detrás de las montañas recobran la forma humana. Siempre tienen que estar cerca de tierra firme antes del atardecer, porque si estuvieran volando hacia las nubes justo en el momento de transformarse en hombres, se sumergirían en el fondo del mar.  Elisa quiere romper el hechizo y uno de los príncipes le propone llevarla al lugar donde habitan. Entonces ella teje una red grande y fuerte con ramas de un árbol y se recuesta en ella para que sus hermanos nuevamente transformados en cisnes la lleven volando. Cuando llegan a un país de hermosas montañas azules, bosques de cedros, ciudades y palacios, Elisa reza y hasta en sueños le pide ayuda a Dios para saber cómo salvar a sus hermanos. "...Le pareció entonces que volaba por los aires hacia el nebuloso  palacio del hada Morgana y que ella misma venía a su encuentro. El hada era deslumbrantemente hermosa y también muy parecida a la viejecita que le convidó moras en el bosque y le dijo que había visto los  cisnes de cabezas coronadas...". El hada entonces le dice a Elisa que debe tejer once suéteres para sus hermanos, con el lino que conseguirá arrancando ortigas. Deberá hacer esa tarea sin hablar porque la primera palabra que pronuncie causará la muerte de los hermanos. Es así, que Elisa, cumpliendo con las instrucciones del hada y después de mucho esfuerzo, sacrificio y sufrimientos logra liberar a los príncipes que se transforman nuevamente en hombres. El libro está ilustrado de una forma muy atractiva, con colores llamativos y hermosas figuras.

Hans Christian Andersen nació en  1805 en Odense, capital de la isla danesa de Fionia. Emigró a
Copenhague en su adolescencia e inició un penoso peregrinaje en busca de trabajo, guiado por su pasión
por el teatro. Obtuvo una beca real para cursar estudios secundarios y en 1828 ingresó a la Universidad
de Copenhage. Publicó  Fodreise, Digte, Skyggebilleder, luego de sus viajes a Alemania y Suiza. En 1835
comenzó a publicar las primeras fábulas de la colección Eventyr og  histories, y más adelante dedicó a los
niños las Eventure fortalte for Boern y el Belledbog oden Billeder. Su autobiografía Mi livs Eventyr es de 1855. Murió en Rollghed en 1875. Entre otros de sus cuentos famosos están La sirenita, El traje nuevo del emperador y  El patito feo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

comentá esta nota